domingo, 20 de septiembre de 2015

¿Quien va a esquivar la próxima bala?

La corrupción sin escrúpulos no tiene limites. Vivimos presos en nuestras casas llenas de rejas, de alarmas, sin tranquilidad. Mientras los chorros se siguen reproduciendo incentivados por un sistema de "Asignación Familiar" que lo único que hace es sembrar de gente sin futuro las calles, las cuales viven literalmente de los que trabajamos. No solo porque el estado a través de nuestros aportes los incentiva a no trabajar, sino que además están armados en cualquier lugar esperando zarpar "al gil" que labura.. Los que somos víctimas de estas situaciones siempre se nos consuela diciendo "agradece que no te hicieron nada, que no te mataron". Vivimos conformados porque un pibe marginal, no nos acribille sin ninguna piedad en la vía publica. Nuestra vida depende de ellos, nuestros bienes dependen de ellos. Y a ellos se los premia con salarios, con servicios gratis, con amenidades organizadas por las municipalidades. A ellos se los premia, y nosotros seguimos atrincherados, contemplando como la cosa se pone cada vez peor. Me fui del país en el 2006 porque estas razones me rodearon y sabiendas que nada mejoraría escape. Por cuestiones de la vida y ante algo que no pude decidir tuve que regresar. Y  veo que se habla de progresismo. Nunca me sentí tan inseguro, nunca vi a tanta desidia en todos los sentidos. El poder político invierte en el circo del "futbol para todos", y "tc para todos", invierte en darle beneficios a quienes nos roban y deciden si seguimos viviendo o no. La guerra esta instalada es los chorros contra los que laburamos, pero no se manifiesta porque las armas están con los chorros y la policía que absolutamente cómplice decide tener ingresos con los porcentajes que les piden a quienes nos roban. ¿Siempre fue así? En parte si, pero nunca se incentivo de esta manera a que siga siendo así. No hay donde ir, el contexto mundial no esta para emigrar, pero creo que todos deberíamos partir, y dejar a los chorros, la policía y los políticos solos...¿De que van a vivir?.. Siento mucha pena porque como sociedad no reaccionemos. Creo que los derechos humanos están con quienes nos convierten en víctimas a los que paradójicamente con nuestros salarios y aportes sostenemos esta triste forma de vivir en el gran buenos aires y la ciudad.  ¿Quién va a esquivar la próxima bala?

miércoles, 18 de mayo de 2011

Argentina: El Orgullo Vacío

Supongamos que el amor a la patria es sincero, porque hay gente que lo siente. O supongamos que, sin necesidad de ponernos nacionalistas, a uno le pase que adore su ciudad, su provincia, su circunstancia argentina, su ser de aquí, sus costumbres y sus amigos. Está todo bien. Es lindo sentir esas cosas, son partes de una actitud sana en la existencia: querer lo propio,disfrutarlo. De ese amor surgen las fuerzas afirmativas que permiten mejorar las situaciones que queremos mejorar.

Pero ahora viene la pregunta: ¿es necesario sostener a continuación la absurda idea de que la Argentina es un gran país? Veamos los hechos: aun teniendo grandes riquezas naturales no logramos eliminar la pobreza. Hemos crecido, hemos decrecido, hemos mejorado (y lo digo en serio, siendo la principal mejoría el hecho de que no tenemos ya violencia política, refiriendome a gobiernos que privan las libertades de sus indivuduos.) y, con todo, una gran parte de nuestros compatriotas continúa padeciendo miseria. No todos los chicos argentinos comen, ni tienen educación, ni tienen adecuados cuidados de salud. No todas las personas argentinas tienen trabajo, o saben trabajar. O quieren trabajar (existen todas las variables). ¿No basta este cuadro, verdadero de toda verdad, para concluir que no somos un gran país?

Los grandes países lo son por su capacidad para los grandes logros. De nada sirve decir que todos los chicos argentinos tienen derecho a la alimentación: hay que lograr darles de comer. Los grandes países lo logran. Su producción es enorme, hay dinero, recursos. Su capacidad de gestión es alta: saben generar planes asistenciales eficaces (contrariamente a lo que podemos creer con inocencia, los grandes países gastan más que nosotros en planes asistenciales y, además, los hacen mejor). Los grandes países, cuando encaran un trabajo social, no ven los objetivos desdibujados por conveniencias políticas o por corrupción, como nos pasa a nosotros. Los grandes países saben limitar la corrupción, el uso de lo público con fines privados. Los grandes países son capaces de desarrollar fuerzas de seguridad más eficaces, porque si bien en todas partes hay delincuentes no en todas se los hacen víctimas del sistema y se los quiere liberar del peso opresivo de la represión capitalista (verso campeón entre los versos posibles). Los grandes países no viven a las puteadas con sus políticos, porque las personas que los conforman, en vez de hacer el truco de quitarse responsabilizad disfrutando del encantador arte de la puteada continua y la meritoria decepción, se meten en los partidos y generan opciones de cambio. Los grandes países no rechazan a sus políticos, tienen mejores políticos. Los grandes países reinventan la política cuando lo sienten necesario, porque las personas que viven en ellos cuando ven aspectos en el gobierno que no les gustan, se meten en el tema para dar la batalla que supone el trabajo de mejorar.

Sí, claro, queda el recurso de la potencia y el sueño. La Argentina es un gran país por las cosas que podría lograr. Pero mientras no las logre, esa presunción es narcisismo barato, nacionalismo berreta. O peor: están los que piensan que la Argentina es un gran país porque hace muchos años vivió un notable momento de desarrollo. Sin embargo, los grandes países no tiran el desarrollo logrado con esfuerzo a la marchanta en una constante fiesta de demagogia y populismo. Los grandes países continúan el trabajo.

Tenemos que asumir el peso de la verdad: el nuestro no es un gran país. Sí, somos bastante inteligentes, lindos, encantadores, cancheros, talentosos? pero no tenemos un gran país. ¿Nos gustaría tenerlo? Muy bien. Es un buen objetivo. Además, alcanzable. Otros lo han logrado, ¿por qué nosotros no vamos a poder hacerlo? Hagamos lo necesario.

Una de las cosas necesarias es lo que propone este artículo: no cultivar un orgullo vacío, simbólico, un amor ideal y confundido. El amor por el país se muestra en trabajos concretos. Esa costumbre nuestra de amar mucho y no hacer nada no es amor, es blablablá. Ese simbolismo confunde, engaña, retrasa. Amar y estar a las puteadas no es amar. No tenemos derecho a vivir rechazando la política, tenemos que entrar en ella y mejorarla. Tenemos que crear un ambiente político en donde la sana competencia por el poder no genere constantes trabas en la gestión sensata. Tenemos que construir una política de creatividad y entendimiento, no una de confrontaciones y divismos, de incapacidades y disgustos constantes. Hay que hacerlo ahora, porque no sólo no somos un gran país, tampoco somos eternos. ¿Alguien quiere ayudar?

jueves, 11 de diciembre de 2008

Receta ideal para tiempos de crisis. (RIPTC)

Después de casi un año vuelvo al blog, con una mezcla de tristeza y alegría.
Tristeza por la situación que se da en el mundo en general, por todo esto de la crisis mundial y demás. Y reconozco que tengo un poco de alegría por mis acertados artículos de "las mentiras de España" y "guerra al sistema" este ultimo sobre todo.
Ahora que el tiempo ha pasado y se ha destapado la mentira capitalista en que nos sumergieron a todos para los intereses de unos pocos, quisiera saber donde están aquellos que decían que "el comunismo estaba terminado", y no porque defienda al comunismo sino porque esa misma gente que decía eso era solo para justificar la entrada feroz al capitalismo seguido de la inadecuada globalizacion mundial. Todo para incluirnos a muchos en el beneficio de unos pocos. Ahora sumergidos en el ocaso o mejor dicho en el principio de tal ocaso les quiero contar algo.
El capitalismo y la globalizacion están creados con la base fundamental de una economía de crecimiento, en permanente expansión e intercambio. Por eso las desforestaciones masivas, las extinciones de las especies, la capa de ozono y la principal causa de la crisis, la energética.
El petróleo se sabe no durara mucho y lo que habrá sera solo para algunos privilegiados que lo puedan pagar, ni hay una energía que pueda sustentarla por ahora, han fracasado todas, aire, sol, agua, solo queda la esperanza de encontrar en el hidrógeno algo que se sabe sera imposible. Osea ninguna energía puede suplantarla con las cualidades y las prestaciones que el petróleo es capaz de dar. Aquí radica una de las principales causas, además de la burbuja inmobiliaria de la actual crisis mundial. NO HAY MAS CRECIMIENTO.
Bueno, a mis lectores les digo que no hay que apretar el gatillo, aunque en este momento sientan ganas de hacerlo por lo que les cuento.
No lo hagan, porque en la "Receta Ideal Para Tiempos de Crisis (RIPTC)" encontraran muchas cosas que recuperar y que el consumismo nos ha tapado y erradicado.
Esta claro que el proceso debe ser inverso al de la globalizacion, se debe volver a:

1) Economías regionales.
2) Los que tengan la posibilidad se deberian alejarde las grandes urbes, comprarse un terreno o una casita con espacio..Hay que volver a plantar a tener la quintita.
3) No usar targeta de credito. Porque esta mentira del siglo 21 nos puede enterrar cuando no tengamos ingresos suficientes y queramos seguir teniendo la misma intensidad de consumo.
4) Alejarse de lo masivo, y reactivar lo afectivo, lo que nos represente, volver a los grupos de pertenencia que algunos dejan y otros no valoran.
5) Si existen las medidas de seguridad en nuestro medio, no usar el banco para los ahorros. Si bien nos piden siempre una cuenta para depositarnos el sueldo, los bancos ganan su porcentaje mínimo con nuestros sueldos, por eso tratar de que con lo que ganan mas no puedan. Prestamos tarjetas de crédito etc.
6) No seguir a la moda. La moda es un negocio ya sabido pero es el momento de acomodar nuestra cabeza y no dejarnos convencer por el sistema consumista.
7) Si donde estas estas bien, afectiva y laboralmente, NO ES EL MOMENTO DE CAMBIAR. Y si lo haces que tengas garantía del cambio.

Creo que hice mi humilde aporte, y los vuelvo a invitar a que lean abajo el articulo "guerra al sistema" hoy queda mas vigente que el día que lo escribí.



Leandro Amendolara (11-12 - 2008)

viernes, 28 de marzo de 2008

El momento donde todo llega

Es solo la idea de acabarlo todo de cerrar ahora,
es el momento de creer en que solo hay un camino,
el que te toca hoy vivir,
porque cada día estamos decidiendo vivirlo así,
hay un segundo en el cual las cosas pueden cambiar,
el instante que aveces estamos esperando,
ese proyecto que no termina de salir,
las ganas de quedarse con todo lo bueno,
y soltarle la mano a todo lo que incesantemente
nos deja condicionados a un presente sin convicciones.
El momento donde todo llega es el que pensabas hace unos minutos,
el resultado es que la mente son solo los espacios que eliges pensar,
que no hay nada ni nadie que pueda frenarlo...
Tu santa voluntad.
No es amor lo que te condiciona,
no es culpa lo que te inmoviliza,
no es preocupación lo que te perturba,
es la necesidad de generar esas emociones,
y quizás ahí, no seas dueño de ti mismo.
Y con esta causa esta tu peor elección.

"Aquel que nunca pudo amar, no sabe que puede volar y ser mas libre que un gorrión encadenado a un corazón"

Leandro Amendolara 28-03-2008

lunes, 6 de agosto de 2007

Pregunto

¿Cuantas veces pensastes que no llegabas a lograrlo?
¿Todos somos responsables de lo que le pasa a la sociedad?
¿Cuantos años hace que la gente anuncia el final de todo?
¿Cuanto tiempo hace que no haces algo por el otro, pensando en el otro?

¿Todas estas respuestas las sabemos o no las queremos saber?
¿Por que nos olvidamos a menudo el unico objetivo que todos tenemos en la vida?
¿Ser felices?


Leandro Amendolara (06-08-07)

sábado, 26 de mayo de 2007

Dos dioses

Hay una pena que cala muy hondo en cualquier verdad a medias. Y es la posibilidad de que el otro pueda pensar libremente sobre que exista un problema más preocupante que el real.
En mi vida he sido siempre muy cauto con aquellas personas que encuentro por el camino ostentando virginidades: “yo nunca me drogué”, “yo nunca fui infiel”, “nunca me emborrache”, “nunca agredí”.etc.etc., son frases que me provocan mucha sospecha.
He pasado por muchas de las cosas que mucha gente no paso, y tuve la suerte de poder creer siempre en mi y en mis convicciones sobre el tipo de vida que considero mejor para mi. El estar sin miedo, de frente al pasado me ha permitido sacar conclusiones importantes.
Los caminos que parecen mas bonitos y prolijos, suelen arrastrar tras de si, los mas difíciles contratiempos futuros.
Me da mucha gracia la gente que se prohíbe hacer cosas en la vida, y suelen ser muchas veces las mas excluidas y menos sociales.
No estoy a favor de los excesos, pero no estoy en contra de los que viven una vida inmersa en escaparle a la vida. Creo que todos tenemos derecho de evadirnos de lo que queramos, cuando queramos. Y si suena anárquico y liberal, quizás será bajo los patrones de pensamientos institucionalizados que creen en las leyes, en la moral y ética impuesta por una sociedad y un mundo globalista que ya anuncia su fracaso desde hace décadas. Un mundo que acompaña los dos grandes flagelos y causantes de enfermedades seguidas de muerte en la humanidad: el alcohol y el tabaco. Seguro que quien cree que fumarse un porro es un delito quizás sea el que se consume un atado de cigarros por día sintiéndose el sonriente y coqueto modelo que le sonríe por televisión haciéndole sentir importante y que forma parte de una vida de placer sin perjuicios. No basta con vender el veneno anunciando que mata, si le permiten la producción, el marketing y la publicidad inductiva. Seguimos el juego de los poderosos que nos dominan nuestra salud y hasta nuestra propia duración de vida.
Nadie nos puede quitar el derecho de vivir como queramos, elegir una vida correcta y sin altibajos, o elegir una vida llena de turbulencias y agotamientos. De dar pasos en falso, de sufrir o de reírnos de todo.
Todos caemos alguna vez en el señalamiento y el prejuicio, pero vale mucho darse cuenta e intentar corregirse.
Con los años de vida que tengo, he llegado a identificar dos tipos de personas diferentes a las cuales llamo las “negativas” y las “positivas”. Las identifico cada vez más fácilmente.
La gente “positiva” es la que se acerca a uno intentando respetar la individualidad, las maneras de ser y la historia de uno. Son casi siempre gente sencilla, que no lleva en si, ni represiones ni ataduras, y suelen compartir los momentos de forma muy pasional y se interesan mucho por la vida del otro.
La gente “negativa”, no siempre es gente pesimista, amarga, ni siquiera mala o perversa, solo carecen de relatividad para poder acercarse a los demás. Son absolutistas. Evalúan todo desde su propio tribunal, donde prejuzga, juzga y condena a los demás que no encajan en su molde. Intentan involuntariamente cambiar su entorno, queriendo enseñar que el camino correcto es solo “su camino”.
Todos en el fondo, visiblemente claro o no, tenemos muy en claro como queremos vivir, el punto no es ese. El problema se nos plantea en contar con la fuerza necesaria y el oportunismo para conseguir vivir de la manera que mas queremos.
Dependiendo el rol que ocupe en tu vida, y de la personalidad de cada uno, se suele necesitar de vivir rodeado de polaridades diferentes.
Muchas veces estuve sin rumbo, y he encontrado gente “negativa” que me ha ayudado e incluso he aprendido mucho y lo mismo con gente “positiva”.
Es muy importante el rol de los padres para definir la polaridad de sus hijos, pero hay mucho que viene en uno mismo desde sus entrañas. Los padres pueden tener hijos de ambas polaridades.
Los padres cumplen un rol fundamental en la vida de sus hijos, pero mas allá de haberlos sabido orientar a como tomar decisiones en la vida, deben inculcarle el concepto de independencia y autosuficiencia. Porque de ahí surgen muchos ingresos para los psicólogos. Una persona que depende de alguien o de algo para ser feliz, es siempre un esclavo de su entorno. Sufren más por las alteraciones de su entorno que por lo que ellos mismos sienten o piensan.
Hay que tener mucho egoísmo sano para poder crecer en la vida sin conflictuarse con el entorno.
He tenido la suerte de tener padres como los que tengo. Es mas, me cuesta imaginar como es tener malos padres. Ellos sabiamente están presentes en mi vida de la mejor manera, y siempre han sabido dejarme equivocar. Lo que soy como persona, lo que siento se los debo a ellos. Pero tengo muy en claro que mi vida es mi responsabilidad, y cuando me equivoco no es por mi educación ni mi mal aprendizaje, es porque aposté a algo y lo quise así, y los resultados me devuelven datos que me enseñan y me hacen crecer. Cuando me equivoco y comento esos errores infernales como cualquiera, ahí aparecen ellos en mi mente y recuerdo aquellas cosas que ellos me enseñaron y que muchas veces me hubieran evitado caídas. Pero justamente el hecho de haberme enseñado a ser yo mismo, es lo que me ha quedado impregnado para siempre y que me acompaña en cada paso que doy.
Mis padres son dos dioses que disfruto en tierra, cada uno me aporto algo distinto pero fundamental. Muchas veces he pasado los limites que me han enseñado, he salido largos periodos por aquellas cosas que no eran aconsejadas por ellos, y aun así he aprendido de ellos, al vivir la vida y darme cuenta que es lo bueno o lo malo para mi.
Y siento esa constante libertad cuando tomo decisiones, cuando debo elegir entre un sin fin de posibilidades enredadas muchas veces entre emociones que dificultan la claridad.
Hay algo dentro en mí que me deja dormir tranquilo, y es saber que ya no me voy a morir sin haber sabido valorar la suerte que tuve y que tengo por tenerlos. Porque no basta todo el cariño del mundo para demostrar lo que siento por ellos.
Son mis únicos dioses, mi única religión.

Leandro Amendolara (26-05-07)

martes, 8 de mayo de 2007

Las mentiras de España

El agradecimiento por vivir en un país que no es el tuyo no es más que una frase hecha en España. Es la intención de querer sentirse menos antes de serlo. En un país Europeo considerado "desarrollado" por muchos analistas mundiales en todos sus aspectos las cosas no hacen más que mostrar una cara insólita jamás pensada ni contada por la mayoría que vive estas experiencias. Alguien imagina que en España, la gente trabajadora, de clase media vive endeudada y no llega a fin de mes? Quizás el argentino mas arraigado a nuestra tierra no imagina las cosas que se ven por acá. Las hipotecas suben y suben. En dos años los que pagaban una cuota por tener "su apartamento" pasaron a pagar de 100 a 160 euros más por mes. Comunidades enteras como Andalucía, Galicia, Extremadura, Murcia etc. están con un índice de desempleo infernal y sus habitantes se ven obligados a emigrar a otras comunidades, o a otros países. La frase de que en España se vive muy liberal, y la gente no tiene hijos es una mentira absoluta, tener un hijo representa la absorción de un sueldo entero por mes, entre guardería, pañales, cuidados etc. La salud pública esta relegada a niveles de países más subdesarrollados que el nuestro. Y el ministerio de Hacienda obliga a las personas a hacer una declaración de la renta por año si superan los 22000 euros brutos anuales con un pagador por año, y 8000 con más de un pagador. Por lo tanto tener más de un trabajo por año en muchos casos es sancionable. Y tener dos trabajos al mismo tiempo casi un delito y termina no redituando al trabajar en su esfuerzo por ganar mas dinero ya que en impuestos pierde las ganancias de un trabajo. El rebusque español es estar en el paro, que es una especie de devolución de aportes que el estado obligatoriamente retiene cuando una persona trabaja, y poder tener un empleo en negro para así poder cobrar el paro más el empleo ilegal y así poder hacer una diferencia económica. No conocí muchos países en mi vida, pero España es por lejos el país más desunido y menos nacionalista de todos los que conocí y que escuche por ahí. Los del norte, los del sur, los canarios, los vascos, los andaluces, los madrileños, los catalanes, los de Baleares, los gallegos. Cada uno va a su bola, y se la pasa hablando mal de los demás. Los canarios odian a los Godos, así lo llaman a los de la península, los vascos odian España y se consideran otro país, los catalanes lo mismo, y los andaluces dicen ser la verdadera España. Además de esto cabe mencionar que los de Valencia hablan Valenciano, los de Baleares hablen Mallorquín, Menorquín etc., los de Cataluña hablan catalán, los vascos hablan Eusquera, y los de Galicia el gallego. Todos en su mayoría no son entendibles fácilmente a alguien que sabe español. El español no ve con buena cara a la inmigración, porque les molesta. Pero los inmigrantes sostienen el crecimiento de España y sus ciudades, hacen trabajos que nadie quiere hacer y mejoran los trabajos que los españoles hacen, les agregan una competitividad que no existía entre ellos, y eso trae recelos lógicos. Pero en todos los lugares donde voy la inmigración no es minoría, es un sector emparejado con los españoles o son mayoría. Los latinoamericanos, los africanos, los asiáticos, todos conviven en las grandes ciudades siendo grandes masas de trabajadores y aumentando el mercado interno, el inmobiliario, el comercio, la industria. España vive con dos patas de la mesa sostenidas por los inmigrantes. Es una realidad palpable para el que vive en estos pagos. Pero destacando la obvia diferencia que existe entre España y la Argentina, que se centra principalmente en las posibilidades genuinas de trabajo, en la estabilidad económica (aunque en los últimos tiempos el poder adquisitivo en España esta bajando considerablemente), en las posibilidades múltiples de financiación, en la seguridad en cuanto a delincuencia se refiere, puedo asegurarles que el Argentino es el inmigrante que menos se sorprende y se convence de un cambio positivo al estar un tiempo por acá. Obvio que no se puede generalizar, habrá distintos casos pero hay una realidad inobjetable. El argentino es el único inmigrante que regresa a su país. Algunos convencidos que pese a las ventajas de vivir acá, no es tan grande la diferencia a la hora de hacer un balance entre la pérdida afectiva y los beneficios en cuanto a lo económico. Otros porque cumplieron sus objetivos de ahorros y regresan a tratar de lograr una independencia económica para así no depender mas en la Argentina de un empleador que ante la menor baja económica de sus beneficios opta por dejarlo sin empleo. Y otros aunque parezca sorprendente, no le ven sentido estar viviendo en España, ni económico, ni personal, ni nada. Les puedo asegurar que todas esas cosas que decimos en la Argentina que en Europa no pasan y en nuestro país si, no es del todo cierto. Cada semana percibo una que acá como en la Argentina se dan de la misma forma. En España existe el negrero, y no es tan atípico encontrarse con empresarios que le interesa emplear gente de forma ilegal, o media ilegal, haciendo figurar en blanco solo la mitad o menos de lo que le paga al empleado. En España existen las estafas, el caso mas famoso por ejemplo Air Madrid, española de pura sepa. Empresas que desaparecen y dejan en cesación de pagos a medio mundo, etc. La corrupción política tampoco es un bicho raro, los políticos han vaciado municipios, el caso Marbella (Andalucía), el caso Telde (en Gran Canaria), y muchos mas en estos últimos tiempos. Existen las clásicas empresas que contrata el estado por licitaciones digitadas, existen los lavados de dinero, los gitanos en muchas ciudades son los dueños de la droga y los arrebatos de autos y estéreos etc... No se porque hay inmigrantes que optan por sentirse importante viviendo en España y prefieren vivir agradeciendo vivir acá, como si uno estuviera cobrando algo por nada o de paseo. Acá se viene a trabajar y a uno le pagan por trabajar, no hay nada que agradecer, porque se pagan los impuestos y las rentas al igual que cualquier español y se vive con los mismos beneficios y perjuicios que ellos. No estoy agradecido a España, porque no siento que España me de nada que yo no me merezca con mi trabajo y mi esfuerzo. ¿Acaso algún idiota puede creer que si España no necesitara de la capacidad de los inmigrantes para desarrollar todo tipo de trabajos y cubrir sus plazas de trabajo les seguirían permitiendo que ingresen por un tubo vía aire, vía mar, vía tierra o vía lo que sea?. Y sin revanchismos, no me siento agresor por este pensamiento, como tampoco me siento agredido que los Españoles no sientan agradecimiento por los países que como la Argentina le han salvado casi gran parte de sus generaciones cuando vivieron la guerra y las miserias. De hecho los apellidos González, Fernández, Rodríguez, Pérez en Argentina, ¿no son de origen Sueco, no?...Ellos como los inmigrantes latinos de ahora, en su momento fueron a las tierras de Sudamérica a trabajar y volver a empezar cuando la estaban pasando muy mal. Por que da tanto miedo decirlo? Por que los inmigrantes son tan arrastrados a la hora de defenderse de ciertos sectores racistas en Europa? Son preguntas de respuestas lógicas para inmigrantes de países que están muy mal y en la miseria absoluta caso Bolivia, Peru, Ecuador y muchas naciones africanas y asiaticas. El argentino es muy identificable por el español del resto, algunos los valoran y a otros les da envidia. El argentino sabe de donde viene, y valora mucho sus raíces, y mantiene en su mayoría el igual a igual en el trato con cualquier español, y aunque parezca extraño se ha ganado de esa forma un respeto muy grande que inmigrantes de otros países no llegaron a ganarse. Las conclusiones serán muchas, pero en las que a mi respecta, puedo decirles que no me maravilla España, y que creo firmemente que la Argentina pese a los políticos traidores que no paran de desangrarla y corromperla, aun no esta tan mal como creemos estando y viviendo en nuestro hermoso país. Territorialmente somos muy grandes y tenemos paisajes mucho más espectaculares que España (que vive del turismo y no tiene nada, solo la Historia y monumentos) tenemos gente mucho más capaz y con mejor formación profesional, contamos con mejores recursos naturales y con una diversidad increíble a todo nivel. Pero si, seguimos teniendo el karma de los políticos que hacen que todos estos ciento de miles de argentinos se hayan cansado y tristemente hallan elegido otro país para forjar un futuro mejor y más estable. Pero el argentino vive pensando en volver, el argentino que se va no busca extender raíces en nuevas tierras, sino regresar a su raíz. Los argentinos que están afuera son más de los que se pueden imaginar los argentinos que están peleándola en argentina. Sueñan con regresar y ser felices donde por nacimiento e idiosincrasia debieron serlo. En resumen, creo que si cambiáramos las poblaciones en un enroque imaginario, y si los españoles hoy se fueran a la argentina y viceversa. España seguramente acabaría vaciada, desangrada, con mucha corrupción y lamentablemente nuestras mafias históricas y nuestros queridos Duhalde, Menem, Macri, y cia, se cargarían el segundo país al hilo, pero los españoles, quisiera ver a los españoles (sin inmigrantes) con su pereza y su precariedad creativa, sacar adelante un país vaciado y con la opresión de USA. Agarrandose los vascos Santa Cuz y metiéndole bombas a los de Buenos Aires, a los Catalanes queriendo independizar Córdoba y discriminando al todas las provincias, y a los Andaluces haciendo chistes todo el día y sin trabajar bebiendo cerveza y riéndose de todo....Cuanto podrían durar? Esto es para mi una hipótesis que demuestra que nuestro único mal seguirán siendo los políticos y las mafias, no la gente, hay países mucho mas desunidos que el nuestro, con ciudadanos mucho menos preparados y con mucho menos sacrificio que el nuestro, que solo salen adelante por el freno moral de sus politicos de no vaciar todas las arcas del estado y con una política inmigratoria que los ayuda a mantenerse por encima de los países subdesarrollados. Pero esta claro, si algún día a España se le van los inmigrantes, vuelven a plantar tomates, papas y bananas, vuelven a emigrar a cualquier país para hacer los únicos dos negocios que son capaces de hacer. Comprar y vender propiedades y poner bares. Lamentablemente quizás el tener nuestras generaciones mayormente ligadas a estas tierras nos lleguen a hacer confundir nuestra esencia. Pero les puedo asegurar que no tenemos nada que ver con los españoles ni con los italianos. Somos para mejor o peor infinitamente distintos y contamos individualmente con un potencial humano que se esta derrochando afuera y adentro de nuestro país por culpa de ese enquistado puñado de mafiosos que no hacen mas que venir prorrogando el crecimiento de un país que lo tiene todo, y que no puede hacer uso de sus recursos para desarrollarse y crecer.
Que no nos hagan confundir, no es ni el pueblo ni el país, son los políticos los culpables de tanto fracaso.
Leandro Amendolara (13-05-2007)